911630351 info@b2talent.es

Diferenciate en 10 minutos

Elevator speech ¡10 minutos!

Las nuevas formas de orientación profesional utilizan el aprendizaje a través de herramientas y técnicas del mundo emprendedor ya que las formas de reciclarnos en el empleo, están asociadas a una creciente importancia de las estrategias personales como base para el éxito profesional. El mercado digital también ha cambiado el reclutamiento, tanto a nivel de perfiles y puestos de trabajo, como en la forma en la que conectamos y los encontramos. Las ofertas de empleo no se publican en los canales tradicionales, dándonos la sensación de ser más competidores para menos puestos y, probablemente el tiempo, los recursos tecnológicos y el nuevo perfil de talento, sean otras de las variables que están cambiando la selección tradicional.

¿Como tener éxito con un discurso de 10 minutos?

El tradicional speech elevator – discurso del ascensor – usado en la venta del negocio ante inversores, resulta igual de eficiente en entrevistas porque tiene en cuenta el interés que puede estar despertando nuestra presentación para un determinado interlocutor. Ahora bien; si previamente no desarrollas empatía, probablemente no tendrás mucho impacto ni conseguirás diferenciarte. Se trata no solo de entender que es lo que te hace único y aporta valor, sino de enfocarlo hacia la necesidad que puede estar buscando cubrir el reclutador.

Cobra importancia conocer los tipos de entrevistadores y sus funciones en el proceso de reclutamiento, así como cambiar la manera típica de contar el curriculum que no aporta valor al papel que ya habrás previamente enviado.

Tras decir brevemente (1) quién eres, (2) que haces, (3) porque estas en frente sentado y tu (4) objetivo actual de carrera y, sin entrar en detalle técnico de cada puesto de trabajo, una buena forma de hacer una presentación estructurada y diferente es relatar uno de los proyectos, logros o retos del que te sientas profesionalmente y personalmente orgulloso. Este consejo te ayuda a ser cercano y cuenta algo más que meras funciones como estábamos acostumbrados.

¿te sobran 10 minutos?

Cuéntanos si tienes dificultades o te faltan ideas para desarrollar tu presentación de venta!

 

Oye Sara, ¿a ti LinkedIn te funciona?

Oye Sara, ¿a ti LinkedIn te funciona?

Oye Sara, ¿a ti LinkedIn te funciona?

Es la pregunta a la que me enfrento casi a diario cuando cruzo con profesionales y clientes valoraciones sobre el empleo y el talento. Estamos ante una situación de desconfianza social, político y económica que está reflejándose en un cúmulo de propuestas que no se acaban por firmar, de negocios temerosos de invertir y de profesionales que no saben qué hacer para tomar un nuevo rumbo.

Yo creo que leemos mal el mundo y luego decimos que nos engaña, porque: ¿cuándo y quien dijo que LinkedIn era una plataforma de empleo? ¿cuándo y quién otorgó a LinkedIn el monopolio del conocimiento?

Efectivamente LinkedIn no funciona si su uso se limita a buscar empleo, generalmente porque las personas que lo hacen de esta manera, no tienen en mente una estrategia en el largo plazo y aparecen y desaparecen cada vez que buscan un nuevo reto, lo cual es un reflejo de un comportamiento digital “limitado”.

Otras personas han creído que con un buen diseño del perfil e incluso siendo el “rey del SEO” lo tenían todo hecho, sin embargo, lo que a priori era el escaparate de un curriculum profesional, está mutando hacia la expresión del talento profesional, y para que nos entendamos, el valor de un profesional con talento dependerá de la capacidad para hacerse notar y para hacerse valer, porque “saber y saberlo demostrar, es valer dos veces”.

Entonces: ¿para qué sirve LinkedIn?

Desde mi forma de entender el sector del empleo, está siendo una herramienta de información importantísima para tener el pulso del mercado y conocer información actualizada sobre tendencias laborales, empleos o clientes, pero un objetivo de encontrar trabajo o hacer negocios te requerirá “estar y demostrar” en otros entornos.

Esto cambia considerablemente el cómo nos involucramos con nuestro desarrollo, que nuevas habilidades necesitamos para estar al alza en los negocios y qué otras herramientas pueden ser de utilidad para vender nuestro valor competitivo y estar por encima de la media del sector.

«Los analfabetos del siglo XXI no serán los que no saben leer ni escribir, sino los que no pueden aprender, volver a aprender y desaprender». Alvin Toffler (futurista y escritor)

Los nuevos modelos de negocio se están configurando en torno al trabajo por cuenta propia y en torno a tener equipos más ágiles, distribuidos, trabajar en remoto y escalar hacia arriba y hacia abajo para responder al cambio. Si embargo, estas habilidades necesarias para el futuro no se están teniendo en cuenta en los itinerarios formativos, ni las empresas están sabiendo reciclar a sus trabajadores bajo dichas nuevas competencias. Derivado de esto la “brecha de talento” está creciendo y presionando para que la tecnología acelere la robótica y la automatización, consiguiendo suplir así los nuevos roles.

Desde mi punto de vista, hoy es más importante detenerse en conocer el tipo de competencias que demandará mi trabajo y cómo voy a mantenerme competitivo, dejando de lado el curriculum y pasando a la era del conocimiento.

Si hoy manda la codificación y programar es el aprendizaje que debería estar integrando la escuela como asignatura fundamental, en breve vamos a estar hablando del nuevo “Reskilling” que vendrá empujado por la inteligencia artificial y habilidades como la curiosidad, la disrupción, la pasión, el pensamiento crítico, la imaginación o la creatividad serán las más demandadas para los nuevos trabajos.

Y la verdad, si LinkedIn servirá para reflejarlas…me genera serias dudas.

Tomar responsabilidad sobre tu reciclaje reside en saber qué propuestas formativas son de valor y se ajustan a estas nuevas necesidades. En lo que llevamos de mes he tenido la oportunidad de valorar algunas de ellas, enfocadas a la formación, el networking y los eventos de calidad y que recomiendo y podéis ampliar a través de estos enlaces:

Conclusión: para aprender, desaprende… o también lee un buen libro. ¡Feliz día del libro! by Sara

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Miguel de Cervantes.