Mientras escuchaba la charla TED de Andrew Stanton, guionista de Pixar, entendí mejor la esencia de lo que sucede en la mente de un headhunter o de alguien que ve tu perfil con fines a contratarte, y, aunque el talento de Stanton se centra en crear historias, no difiere de lo que hacemos a diario el resto de personas.

  • Quien más quien menos, cuenta historias.
  • Algunas son breves, de unos 140 caracteres.
  • Otras son imágenes encadenadas donde ocurrieron cosas.
  • Ya hay historias que se empiezan a comunicar por vídeo y, como no, también hay Historias profesionales, contadas a través de otras redes sociales.
  • Y LinkedIn es la red social donde se cuentan y se conversan las historias profesionales.

¿En qué se centra el mago de Pixar para crear una gran historia?

Lo resume de esta forma:

¡Haz que me importe!

Emocionalmente. Intelectualmente. Estéticamente.

¡Por favor, haz que me importe!

Y para que esto me importe, debes salir de los esquemas a los que estabas acostumbrado donde el lenguaje y el formato de contar tu historia era flojo en impacto y no estaba adaptado a la emocionalidad del interlocutor, sino a puestos “copy – paste” de trabajo.

LinkedIn para inconformistas

LinkedIn es una red social orientada a negocios que se ha convertido en la herramienta clave para el empleo entre los profesionales que están en niveles intermedios a executive de su carrera.

En su mayoría se trata de las últimas generaciones de los baby boomers y la generación X, así como los primeros millennials. Profesionales que, estando en activo han vivido entre lo tradicional y lo digital, ambos solapándose al mismo tiempo, junto a una crisis sin precedentes que ha cambiado por completo el empleo.

  • Pasamos de la selección de personal tradicional a la elección de personas y el enfoque al talento y, a consecuencia de ello, la marca personal ha cobrado importancia sobre un curriculum que empieza a quedarse obsoleto. Y aún en transición, ambos se solapan y provocan desconcierto.
  • La entrada de la tecnología en escena, pese a las ventajas para el reclutador, confunde al candidato que ve como la oferta de aplicaciones sigue creciendo resultándole imposible conocerla por completo y temiéndose perder oportunidades.
  • El mercado habla de autenticidad y diferenciación y sin embargo los especialistas en empleo dan las mismas pautas y orientan bajo las mismas premisas al talento: “…que la foto es muy importante, modifica la URL, no te olvides del extracto…”

No resto importancia a estos consejos, pero repitiendo lo mismo más que a orientación profesional todo suena a “coaching de postureo”.

Que se retracte quien dijo que linkedin sustituiría al curriculum!!

Porque este argumento, lejos de ayudarnos, nos lanzó un falso mensaje, dando a entender que un diseño impecable sería suficiente para captar la atención de un público, en este caso un Headhunter -lo cual es totalmente erróneo-.

No estamos ante un nuevo formato de curriculum, si no ante un perfil social, una forma de presentarnos y hablar de “tú a tú” al mercado.

LinkedIn es un recurso, una herramienta con la que llevar a cabo una estrategia de empleo, pero ni es la única vía, ni funciona por si sola, ni es un mero escaparate.

Exige un plan más o menos definido que se dirige a un determinado público objetivo durante unas etapas donde se crearán ideas o contenidos que puedan atraer su atención y que incluyen, como Andrew dice, elementos emocionales además de lo que tú traes de serie, tus valores más personales que te hacen único.

En nuestro meetup #hablamosdetalento estaremos estos meses trabajando estrategias de empleo <<como siempre poco convencionales>>, para que puedas detectar tu talento y saber cómo contar lo importante.

Te dejo el enlace a 20 minutos de expresión de talento de Stanton. Quien mejor que un genio de la oratoria para contarlo.

https://www.ted.com/talks/andrew_stanton_the_clues_to_a_great_story/transcript?language=es